¿Conoces los diferentes usos del gas de Repsol en un establecimiento HORECA?

El uso del gas más reconocido en la hostelería y en la restauración es el que se utiliza en la cocina. Los profesionales del sector reconocen la calidad que el gas aporta a la cocción, los ahorros que suponen respecto a la electricidad, y cómo se incrementan estos a medida que se van incorporando nuevos equipos a gas como hornos, planchas, fry-top o marmitas.

Disponer hoy de una cocina totalmente equipada a gas puede suponer un ahorro interesante para el hostelero, tanto en el término fijo como en el consumo de energía eléctrica

Asimismo, los establecimientos HORECA necesitan la energía para otros usos o aplicaciones en las que pueden utilizar el gas de Repsol.

El Agua Caliente Sanitaria (ACS) es uno de ellos, principalmente en alojamientos. Además de poder producir agua caliente mediante una caldera y el clásico tanque de acumulación del agua, el gas de Repsol permite producir agua caliente en el momento que se demanda y a la temperatura deseada mediante un calentador instantáneo de gran caudal, lo que facilita la instalación individualizada de los puntos de necesidad del agua, disminuye las pérdidas de distribución y evita el uso del acumulador lo que disminuye el riesgo de aparición de Legionela en la instalación.